• Eventos Culturales Sas

¿Por qué se dejan zapatos debajo del árbol de navidad el día de los Reyes Magos?


A la raza humana nos gustan las tradiciones, los rituales, las supersticiones sobre cómo atraer la buena suerte, el dinero, la salud, etcétera. Estas fechas están llenas de esto. La mayoría se suma a ellas con la alegría del juego, mas no con credulidad. Sabemos que salir con una maleta a darle la vuelta a la cuadra no va a hacer que viajemos más, pero es divertido. Y porque lo es, lo amerita, lo justifica.


Entre esas costumbres y creencias resaltan aquellas que tratan de hacer ciertas cosas para recibir un regalo a cambio. Con esa intención montamos un fastuoso pino de navidad o colgamos estratégicamente calcetines en la chimenea.


Otra costumbre de este tipo, aunque menos conocida, es la de dejar un zapato debajo del árbol de Navidad para que los Reyes Magos dejen regalos en ellos. Se han dado muchas explicaciones sobre su origen y su porqué, que te contamos a continuación.


Por tus zapatos te conocerán

Una de las razones más conocidas que se han dado es que son una guía por medio de la cual los Reyes Magos saben, por ejemplo, si eres una niña, un niño, qué edad tienes e, incluso, si te has portado bien y has cuidado bien tu calzado. De esa manera saben qué regalos ofrecerte.


Milagro del niño Dios

Otra razón que se da a menudo es una historia acerca de un hecho de la infancia de Jesús. Se cuenta que, cuando este era un niño, era muy pobre y no tenía calzado. Unos niños lo vieron andar descalzo y de buena voluntad decidieron regalarle unos zapatos que ya no usaban, mismos que antes de entregarlos lavaron y pusieron en la ventana antes de irse a dormir. En la mañana siguiente los encontraron llenos de regalos.

De hecho, la versión original indica que los zapatos, como en esta historia, se dejan en la ventana para que los Reyes Magos puedan ir dejando los regalos de pasada sin tener que meterse a cada casa.


Tradición holandesa

Algunos otros creen que su origen es una antigua tradición holandesa del siglo XV o XVI. Según esta, fuera de los templos los pobres acostumbraban dejar su zapato para que los ricos depositaran en ellos dinero u obsequios. A raíz de ello, posteriormente se extendió la costumbre de "dejar un zapato" a San Nicolás, versión holandesa de Santa Claus.

Como ves, al ser parte de la cultura oral, a través del tiempo se va desvaneciendo el verdadero origen de las tradiciones, pero en su lugar van surgiendo nuevas explicaciones, sin duda en parte ficticias —parte de esa retórica popular que es "añadirle crema a los tacos"— que las enriquecen y vuelven interesantes.


Lo aceptamos, no sabemos cuál es la verdad. Nuestra explicación es que quizá, al ser muy largo viaje que hicieron los Reyes Magos desde oriente hasta Belén, en un punto gastaron su calzado por lo que, al ver algún par de estos al pasar por alguna casa, lo tomaron y en su lugar dejaron regalos. A lo mejor y así inició ¿cómo decir que no?


Por lo menos así lo imaginamos nosotros ¿cómo lo imaginas tú, cuál es tu explicación?

74 vistas