• SAS

La música clásica es más de lo que crees


Todos podemos distinguir la música clásica de la música popular que escuchamos. Incluso creemos saber qué significa que algo sea “clásico” (duradero, atemporal, que no pasa de moda) y lo usamos a diario cuando decimos: “este libro es un clásico” o “este auto es un clásico”. Sin embargo, definir qué es la música clásica es un verdadero debate en nuestros días. No obstante, nos hemos propuesto darte aquí una idea de lo que realmente es la “Música clásica”.


¿ESO SIGNIFICA “CLÁSICO”?

El adjetivo proviene del término latino classicus que significa: “lo relativo a convocar”. Sin embargo, los romanos también lo usaban en el ámbito militar para nombrar a los reclutas de “primera clase”. Pero ¿existe alguna relación entre los dos significados? Definitivamente sí, pues la palabra classicum, designa la señal dada al ejército con la trompeta de guerra, llamada también classicum, para “convocar” o reunir a los soldados.


De estos antiguos significados, tiempo después, entre los latinos solo permanecería aquello de “primera clase”, ya que pasaron a utilizar el término “clásico” como adjetivo de obras literarias (mucho después se expandiría a las artes en general) que eran un modelo digno de estudio o imitación. Así, en el Renacimiento se usó para denominar periodos históricos de gran esplendor intelectual o cultural como la época griega entre los siglos V y IV a. C. y la época romana entre siglo I a. C. y el año 14 d. C., nombradas por antonomasia como épocas clásicas.


Después la palabra adquirió un nuevo sentido en su relación con la palabra “clase”, que empezó a significar cada división de estudiantes que asistían a diferentes aulas y a las lecciones que se les impartían. Esto añadió a “clásico” el sentido de aquello que es suficientemente digno y valioso como para ser impartido en una clase por ser un modelo atemporal de estudio e imitación. Así, lo clásico terminó asociándose también a lo culto y académico.


UN TIPO O UNA ÉPOCA

Entonces tenemos dos posibilidades para “clásico”. Por un lado, puede ser un adjetivo que significa primera clase, modélico, digno de estudio o imitación, aquello digno de ser impartido en una clase, culto y académico. Y, por otro lado, puede ser un periodo histórico, asociado a todo lo anterior.


Con esa perspectiva, la frase “música clásica” puede entenderse como un tipo de música asociada con todo lo “clásico”; pero con mayúsculas, “Música clásica”, es el nombre con que se distingue a un periodo de música culta o formal integrado por diferentes formas y periodos específicos con nombre propio y ligados entre sí por ser parte de un gran proceso evolutivo que tiene sus orígenes en la época medieval con la invención de las notas musicales (Guido de Arezzo) y llega hasta el siglo XX. Dichas formas o periodos en la evolución de la Música Clásica son:

BARROCO (1600-1750):

Caracterizado por el uso de tonalidades más complejas, durante el que se popularizan los instrumentos de teclado (el clavicémbalo y el órgano). Sus principales exponentes son: Johann Sebastian Bach y Georg Friedrich Händel, entre otros.

CLASICISMO (1750-1800):

Corriente que estableció varias de las normas de composición y estructura actuales y en la que el piano se arraigó como el instrumento predominante para la interpretación en teclado y la composición.

Los representantes de este periodo son Franz Joseph Haydn (1732-1809), Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) y Ludwig van Beethoven (1770-1827).

Beethoven, uno de los grandes compositores de la historia caracterizó el periodo romántico

ROMANTICISMO (1800-1910): En este periodo se codificó la práctica de la música y se expandió el su papel en la vida cultural. Se crearon instituciones para la enseñanza, ejecución y conservación de las obras musicales.

Algunos de los compositores del romanticismo más importantes fueron: Frédéric Chopin (1810-1849), Richard Wagner (1813-1883), Giuseppe Verdi (1813-1901), Hector Berlioz (1803-1869), entre otros.

George Gershwin, compositor estadounidense

MÚSICA MODERNA (1905 y 1985): La teoría y la técnica se extienden y se vive una crisis en los valores de la música clásica y su rol dentro de la vida intelectual.

La Clásica se enfrenta al Jazz, un nuevo género que también requería gran maestría en la interpretación y conocimientos teóricos y que era una fusión de lo culto con la música y el folclor de la raza negra en New Orleans, Estados Unidos. El jazz, no obstante, terminaría prestando al repertorio de los conciertos de música clásica piezas tan famosas como la mítica Rhapsody in Blue de George Gershwin (1898-1937), que surgió como un intento de unir ambos mundos.


¿POR QUÉ HAY UN CLÁSICO DENTRO DE LO CLÁSICO?

Como se puede notar, dentro de estos periodos solo hay uno que se denomina Clasicismo. De acuerdo a esto y siendo estrictos, solo la música de ese periodo debería ser llamada “Música clásica”. Entonces, ¿por qué denominamos igual al resto de las formas musicales? Por la misma razón que se llamó clásico al periodo de Mozart, por ser algo puro y bello, inimitable y cercano a la perfección y por lo tanto imperecedero, eterno: clásico.


Por otra parte, el término “música clásica” apareció por primera vez a principios del siglo XIX en un intento, especialmente de los alemanes, por destacar un período dorado de la música conformado particularmente por Mozart, Haydn y Beethoven, para ellos, maestros dignos de las épocas clásicas griega y romana, según argumenta Goodall en su libro Una historia de la música.

CONCLUSIÓN

Actualmente la Música Clásica continúa asociada a la tradición de música culta y académica, música muy elaborada, compleja, cuya interpretación requiere estudios y práctica, pero eso no significa que sea solo para algunos pocos, pues, si bien es cierto que suelen ser eruditos y eminentes sus compositores e intérpretes, todo el público puede disfrutarla.


Por último, no lo olvidemos, cuando se habla de Música clásica, se está hablando, no de un tipo de música, sino de una época y de la evolución histórica de la música culta en sí. Tampoco olvidemos que, en segundo lugar, lo “clásico” es esa trompeta romana que convoca a los más grandes, los de primera clase, para hacer obras eminentes y modelos eternos dignos de imitación y estudio: la puerta está abierta. Y, la música clásica, créanlo, más viva que nunca.

FUENTES

Howard Goodall: Una historia de la música, 2013.

Eduardo López-Chavarri: Historia de la música, 1916.

Juan Arturo Brennan: Cómo acercarse a la música, 1998.

Marco Antonio de la Ossa Martínez: “UN ACERCAMIENTO A LA MÚSICA ‘CLÁSICA’: ROMPIENDO TÓPICOS”, ARTSEDUCA, 2013.

http://etimologias.dechile.net/?cla.sico

https://sites.google.com/site/multisite245533/musica-clasica/etapas-de-la-musica-clasica

101 vistas