• SAS

Jazz: más que un estilo musical, una forma de vida


Por su importancia, valor histórico, y por representar la paz y la unidad, en 2011 la UNESCO estableció el 30 de abril como el Día Mundial del Jazz, expresión que tuvo su origen en Nueva Orleans.


En el delta del río Misisipi, a principios del siglo XX reinaban la esclavitud, el sufrimiento, la injusticia y el racismo. Miles de afroamericanos trabajaban penosamente en los campos algodoneros y para soportar con un poco de entereza y mantener un ritmo constante en los trabajos físicos y monótonos, sincronizaban su respiración con ritmos y cancioncillas traídos de sus lugares de origen. Así empezaría el jazz que más tarde se convertiría en la música de todo un siglo y cambiaría la música para siempre.


La historia oficial nos hace ver que su cuna no fue exclusiva de una ciudad. Sus orígenes son múltiples y difusos; su historia, enorme y diversa. El Jazz, expresión de todo un siglo, de toda una civilización, es más que un estilo o un género; es una forma de ver el mundo. Su riqueza dio pie a multitud de subgéneros y se convirtió en la música del siglo XX, dando lugar a una filosofía o corriente que influyó no sólo en la música sino en otros aspectos como la literatura, el cine o la moda. Al día de hoy la música tal como la conocemos debe mucho a este lenguaje musical.


Características

El Jazz es una música libre. Una de sus principales características, distintiva pero no única ni exclusiva, es su tendencia a la improvisación y a la enorme importancia de la interpretación del músico. Por ello, el Jazz no se escribía, el jazzista no tenía frente a sí una partitura como en la música clásica, sino que brotaba de dentro, de la espontaneidad creativa de los músicos. Se producía y moría a cada momento.


Pioneros, genios del género y recintos icónicos


Con una historia tan amplia, tantos subgéneros y tantos artistas sobresalientes en la historia, una selección resulta siempre injusta, incompleta. Sin embargo, es imposible no mencionar a algunos. Por ejemplo, pioneros tan importantes como Buddy Bolden, Louis Armstrong, Thelonious Monk, Charlie Parker, Charles Mingus, Dizzy Gillespie, Django Reinhardt, Morton o Kid Ory y grandes de todos los tiempos como John Coltrane, Miles Davis, Bill Evans, o Wynton Marsalis.


¿Pero, y las mujeres, no hubo o hay mujeres en el jazz? Por supuesto que sí.

Están las maestras: Ella Fitzgerald, Nina Simone, Billie Holiday; también Sarah Vaughan, Carmen McRae, Diana Krall y recientemente artistas como Andrea Motis, cantante y trompetista que tiene rendido al público del jazz a sus 23 años:

Como no mencionar también verdaderos templos del Jazz en el mundo como el Lincoln Center, el exclusivo bar “Blue Note” en New York, el “Ronnie Scott” en Londres (Inglaterra), el “Upstairs Jazz Bar & Grill” en Montreal (Canadá), el “Quasimodo” en Berlín (Alemania) o el New Morning en París (Francia), por mencionar algunos.


Cómo celebrar este año

Por la pandemia todas las celebraciones de días Internacionales se están realizando enfocadas en ser celebradas desde nuestros hogares. Esta no es la excepción. Aunque había muchos eventos programados, se han cancelado y se ha apostado por celebrar el Jazz desde en casa, disfrutando de esta música en soledad o en comunidad online.

La página oficial del festejo, que es este jueves 30 de abril, es https://jazzday.com , donde habrá una celebración virtual a través de las redes sociales con artistas de todo el mundo a la que se puede sumar cualquier persona con aptitudes para esta música enviando su interpretación jazzística, saludos u otras expresiones de solidaridad.


Tenemos también el gran Jazz at Lincoln Center, comandado por el trompetista Wynton Marsalis, que estará compartiendo contenido, gratuitamente, a través de sus redes sociales.

En México se celebra con la trasmisión del 3er Festival Internacional de Jazz de la Ciudad de México, este jueves 30 a las 8 de la noche a través de redes sociales de la UNESCO International Jazz Day y en la plataforma digital Capital Cultural en Nuestra Casa, un proyecto a propuesta de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.


Sin lugar a dudas la pandemia no va a evitar que celebremos esta gran manifestación humana. Hay mil formas de hacerlo sin exponernos, de manera segura.

Disfrutemos del Jazz y no olvidemos el viejo dicho que sentencia que la música espanta las penas y, a veces, añadimos, inventa un género como el jazz.



181 vistas