• Eventos Culturales Sas

Datos que no sabías de Frankenstein y su creadora Mary Shelley


Está próximo el aniversario luctuoso de Mary Shelley, célebre autora de Frankenstein, y queremos celebrarlo recordando algunos datos curiosos tanto de su creadora como de su obra más conocida.


Su Familia

Sus progenitores fueron célebres figuras intelectuales de su tiempo. Su padre, William Godwin, es un reconocido pionero del pensamiento anarquista y su madre, Mary Wollstonecraft, filósofa y escritora, estableció las bases del feminismo moderno con su obra Vindicación de los derechos de la mujer. Sin embargo, su madre murió tras dar a luz a Mary Shelley.


Su enamorado

Por sus padres, el mundo intelectual la rodeó desde pequeña. En él conoció al célebre poeta Percy Bysshe Shelley, el amor de su vida, de quien tomó el apellido incluso antes de casarse con él, cuando aún era su amante, mientras huía con él. Sin embargo, Percy murió en el mar cuando solo tenía 29 años. Mary jamás le olvidaría. Se cuenta que conservó un trozo de su corazón (o el corazón completo según algunos) hasta su propia muerte.


Su vida: sus pérdidas

Junto a Percy tuvo una vida intensa: entre viajes y relaciones con altas figuras intelectuales de su tiempo, vivió también las penurias, las infidelidades, las pérdidas. Tuvo en total cuatro hijos y perdió tres de ellos. Se cuenta que durante toda su vida vio a sus hijos muertos en visiones o alucinaciones muy reales.


Su obra

Su obra literaria va más allá de Frankenstein. Gran parte de ella es aún poco conocida. El éxito de su novela más célebre y el cúmulo de confusiones que se dieron en torno a ella desde el principio ha eclipsado su propia figura. Por ejemplo, al principio se creyó que era obra de su marido porque la primera edición así lo afirmaba.


Frankenstein

Otra confusión que permanece es el nombre del monstruo. Definitivamente no se llama Frankenstein. Es más, no tiene nombre. El monstruo que plasma Shelley es un ser innominado en la novela. Sin embargo, quizá porque lo innominado tiende a desaparecer en un mundo donde priva el lenguaje, con el tiempo acabó adoptando el nombre de su creador ficticio, el doctor Víctor Frankenstein. Pueda que dicha confusión se deba también a que, justo por no tener un nombre, la novela no pudo llevar como título el nombre de su verdadero protagonista, como sucede frecuentemente en las novelas.


La concepción

Frankenstein, uno de los seres más conocidos de la literatura, tuvo un nacimiento digno de un monstruo. Nació durante un verano oscuro, frío, con mal tiempo, mientras el cielo estuvo oscurecido por una espesa capa de nubes tóxicas levantadas por una erupción volcánica. Ese año, conocido como el año sin verano, fue 1816. Año en que Mary Shelley concibió la idea.


El reto

En parte, dicha idea no habría sido posible sin el gran poeta Lord Byron, otra de las grandes figuras de la literatura que conoció Shelley. Fue este quien propuso, mientras se encontraban reunidos junto a su hermana, su esposo y el médico personal de Byron (John William Polidori) en la Villa Diodati, que cada uno escribiera una historia de terror para pasar el tiempo.


La Novela: su importancia

Esta novela de terror gótica es considerada como la primer obra de ciencia ficción. Y la historia del monstruo generado con partes varios cadáveres, a quién se le da vida de manera artificial, se ha vuelto casi un arquetipo que a través del tiempo ha generado múltiples reinterpretaciones en cine y teatro.


El vampiro: el otro hijo de 1816

Esa mismo año que dio a luz a Frankenstein, dio a luz a otra célebre creatura de la literatura gótica y de terror: el vampiro. El vampiro, relato obra de John William Polidori, fue otra de las obras célebres de la literatura que aquel año sin verano se gestó en la Villa Diodati por sugerencia de Lord Byron. Si bien la figura del vampiro se concia desde antes, esta obra de Polidori fundó el arquetipo del vampiro moderno –que suele ser un personaje aristocrático, seductor, con grandes posesiones como castillos y palacios, y con poderes sobrenaturales– e inspiró vampiros posteriores tan conocidos como el de Bram Stoker.


Mary Shelley tuvo una vida intensa e interesante que vale la pena investigar y estudiar para darle la importancia que merece dentro de la historia de la literatura. Actualmente en Netflix se encuentra la película basada en su vida A Storm in the Stars, que puedes ver para celebrar su próximo centenario luctuoso, aunque no olvides leer la novela en cuanto tengas oportunidad.

149 vistas